Daños innecesarios

Daños innecesarios

Hace un tiempo iba a ofrecer una fiesta en mi casa, el problema es que en el patio habían unos paquetes de varilla ocupando el espacio y pues tuve que pedir ayuda a mi cuñado y a un primo para que entre los tres las pudiéramos subir a la azotea, nos pusimos de acuerdo que el siguiente sábado en la tarde lo haríamos; con mi cuñado no habría tanto problema puesto que él trabaja en una empresa por las noches y descansa el fin de semana y regresa a trabajar los lunes en la noche, pero mi primo era al que teníamos que esperar porque el sí trabajaba medio día los sábados.

Y llego el día de echar manos a la obra, empezamos cerca de las tres de la tarde pero ellos me convencieron de que no subiéramos de a unas cuantas porque sería muy tardado porque era casi una tonelada pues se les hizo más practico subir por paquetes así amarradas como estaban; de inmediato nos organizamos la verdad estaban súper pesadas para solo ser tres, pero ya estábamos casi a punto de terminar nos faltaba un paquete por subir.

Aunque tengo que hacer un paréntesis en este punto del relato ya que anteriormente mencione  que mi cuñado trabaja en una empresa en la noche verdad; pues entonces para ayudarme él no durmió nada ese dia después de su jornada laboral, para que no se le pegaran las sabanas y ya no se levantara en la tarde a ayudarme.

Ya estábamos a nada de terminar cuando las fuerzas ya se nos estaban terminando por la cantidad que era y tanto peso que ya habíamos movido, cuando se nos resbalo ese último paquete mi cuñado lo sostuvo lo más que pudo y al querer jalar para ayudar a sostenerlas le prense y rebane el dedo con el mismo peso y el filo, comenzó a sangrar demasiado él se negó a que lo lleváramos al hospital puesto que después de un rato de haberle limpiado la herida y hacerle compresión dejo de sangrar, pero si fue profunda la herida y se veía bastante aparatoso y aun así no lo convencimos de ir al médico para que lo revisaran.

Y pues regresamos a su casa para esto ya eran cerca de las once de la noche y él sin descansar, comer y sin dormir, su mujer le estaba revisando y haciendo una curación en el dedo; mientras esperábamos a que nos sirvieran de cenar, cuando de pronto se desmayó por el  desgaste físico tan enérgico al cual que se sometió, porque para colmo me entere en ese momento de que un día antes había ido a donar sangre para un familiar que lo requería.

El momento que pasamos fue muy traumático,  muchas veces somos muy inconscientes con nuestro cuerpo no le damos el debido cuidado y atención; esto le sucedió a mi familiar y aunque suene tonto a mucha gente le sucede y no solo algo como esto, sino hasta han llegado a peores consecuencias y todo por no ser más conscientes de que no somos máquinas y que en algún momento el cuerpo nos va a cobrar la factura y después el precio es muy alto he llegado a saber de personas que les ha dado un infarto o una embolia afectando a nuestra familia porque al final también ellos se ven afectados por las circunstancias.

Afortunadamente hoy mi cuñado está muy bien, se cuida más,  come sanamente y descansa lo más que puede por lo que ahora goza de una buena salud.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *