Competencia

Competencia

Hace poco viajamos en un jet privado a Las Vegas para ver una pelea de box entre dos grandes peleadores por el campeonato mundial de peso Walter una pelea que verdaderamente prometía un grandísimo espectáculo como hacia mucho tiempo que no se veía.

Debo decir que la pelea supero las expectativas de todos los aficionados ya que se llego al doceavo asalto que fue, pese al cansancio y al castigo que habían recibido los peleadores durante la pelea, el mejor round de toda la noche donde ambos estuvieron cerca de tocar la lona al menos tres veces cada uno. A final de cuentas termino la lucha entre estos gladiadores en un empate.

Un atleta de esta categoría como cualquier persona que se encuentre en una competición de cualquier tipo –incluyendo los negocios – tiene dos caminos certeros a final de las mismas : Victoria o derrota.

Hay quienes piensas que estas no son las únicas opciones para un competidor ya que siempre esta la posibilidad de un empate entre contendientes, sin embargo a mi punto de vista un empate es una derrota múltiple, es decir para ambos peleadores.

La victoria en cualquiera de estas contiendas es una ciencia cuya formula no es fácil de obtener ya que requiere de la combinación de muchos factores que habiliten a algún atleta, competidor u hombre de negocios el obtener una cadena de victorias constantes cada vez que surja cada situación.

No obstante, aunque es muy difícil, si es posible el descifrar la formula de la victoria constante  y aplicarla a la misma vez todas las veces mientras el cuerpo y la mente estén dentro de sus facultades óptimas. Sin embargo, es necesario saber que la formula de la victoria aunque tiene por lo general los mismos principios, nunca es exactamente la misma al momento de aplicarla cada situación.

Esto se debe a que cada situación y cada  oponente son completamente diferentes por lo que algunos principios funcionaran para algunas situaciones, mientras que otros serán irrelevantes, aunque hayan funcionado de maravilla en el pasado.  Por esta razón, la evaluación correcta de los oponentes o de la situación a la que nos enfrentamos es básica para su apropiada resolución.

La derrota, por su parte, siempre es resultado de dos principios cruciales que se deben de dominar al momento de entrar en competencia contra una fuerza opuesta.

Estos dos principios son el conocerse a si mismo y conocer al rival del mismo modo, algo que se consigue tras un meticuloso estudio del mismo observando como neutralizar sus fortalezas y explotar sus debilidades en repetidas ocasiones con diferentes técnicas.

Como bien es sabido,  si uno se conoce a si mismo pero no al rival, las posibilidades de la victoria son 50/50; si es que no nos conocemos a nosotros mismos ni tampoco al rival las posibilidades de éxito son 98/ 100, es decir casi imposible; sin embargo, si nos conocemos a nosotros mismos y al rival ganaremos cada vez.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *